En busca de la lana

Desde que supimos que hoy en día la mayoría de los pastores y ganaderos no dan salida a la lana, nos pusimos a ver cuántos rebaños había aquí en el valle, si eran churras o merinas y donde iba a parar la lana. La mayoría la tiraban, la vendían a muy bajo precio o se la daban a los esquiladores para que la vendieran a Quiensabequien.. Así que, con este panorama, nos decidimos a contactar con quien tenía rebaños, con la sorpresa de que no ponían precio a su lana porque les parecía interesante que la quisiésemos dar una utilidad textil.

 

 

A la hora de buscar nos ayudó muchísimo Ángel (nuestro casero) quien no creemos que llegue a leer este post, pero del que hemos aprendido un montón de cosas sobre las ovejas, la esquila y la vida en la montaña. Y también Alicia y Rubén, que nos dieron lana de su propio rebaño y siempre nos animan con el proyecto. Y es que cuando haces las cosas con tanta ilusión, la gente se vuelca y todo fluye.

En unas semanas nos hicimos con una docena de sacas de lana y no tardamos en montar un lavadero. Al principio con muchísima ilusión: lavando a mano, secando al sol, escarmenando, cardando, peinando e hilando a la antigua usanza. Pero no tardamos en repensar el camino que estábamos tomando y pusimos en balanza el esfuerzo, el tiempo y los recursos que teníamos que emplear para obtener lana de una cierta calidad. Aunque la experiencia fue interesante, nos dimos cuenta que todas las energías que estábamos dedicando a procesar la lana las podríamos dedicar a kinittear!

 

 

Hoy día trabajamos con lana cien por cien merina, aunque nos gusta tener presentes nuestros orígenes lavanderos de los que guardamos muy buenos recuerdos. A veces es bueno dar algún que otro rodeo para encontrar tu sitio. Y aunque la idea de recuperar la lana de los rebaños locales fué buena y desistiéramos de ella, el resultado ha sido maravilloso porque –de oca en oca y tiro porque me toca- hemos llegado hasta aquí.

En busca de la lana – Work in progress -Mundo Lanar

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.