Feliz año tintóreo

Feliz año tintóreo

El comienzo de un nuevo año, seamos más o menos amigos de la Navidad, es una buena oportunidad para marcarse nuevas metas y reflexionar sobre las etapas de nuestra vida. Sea como sea, esperamos que hayáis tenido una buena entrada de año y que se os presente tan inspirador como a nosotros. Pero ¿porqué decimos “feliz año tintóreo” y no “feliz año” a secas? Como muchos ya sabéis, en Mundo Lanar prestamos mucha atención a la forma de dar color a las fibras textiles. Este interés que, con el tiempo se ha ido convirtiendo en una auténtica pasión-obsesión-dedicación-devoción, comenzó cuando decidimos recuper la tradición lanar de nuestro país y ver que (después de un largo y laborioso proceso de acondicionamiento de esta fibra desde la esquila hasta la obtención de un hilado artesanal) faltaba un paso esencial del que muy pocas personas nos podían hablar con conocimiento de causa. Tanto era así que, los últimos protagonistas de la Cultura de la Lana, a duras penas recordaban la forma de teñir antes de la llegada de los tintes artificiales. Y fué entonces cuando nos preguntamos ¡¿cómo es posible que en tan poco tiempo se hayan perdido unos conocimientos tintóreos que se venían atesorando desde hace milenios y de los que, por supuesto, están impregnados todos los textiles históricos que podemos contemplar en los museos? “¡Hay que hacer algo!” dijimos.



Lana y taninos vegetales



Preparando lana para teñir

Desde entonces no hemos parado de investigar, hasta el pundo de dedicar nuestras vidas –casi en exclusiva– a los Tintes Naturales por una serie de motivaciones. Primero, porque es un mundo fascinante en el que no dejas de aprender, ya que existen infinidad de disciplinas y subdisciblinas, dándose además la circunstancia que cada cultura (de acuerdo a sus condicionamientos culturales y posibilidad de acceso a los recursos tintóreos) teñía de forma diferente, lo que ha dado lugar a muy diversas expresiones de este arte. Segundo, porque a día de hoy es la pata floja en la creación de los llamados Textiles Sustentables pues, si bien se han hecho grandes esfuerzos en la utilización de fibras naturales producidas de forma responsable, a la hora de darles color se recurre mayoritariamente a tintes, tintas y pinturas petroquímicas, que nada tienen que ver con la naturaleza de las fibras empleadas, ni con una forma ética de producir. Y tercero, porque nos sentimos parte de una comunidad global que trabaja para devolver a los textiles su impronta histórica, la cual nos liga con modos de producción y consumo local íntimamente vinculados con la comprensión y conservación de la Naturaleza, así como con la recuperación de aquellos saberes y habilidades ancestrales que nos permitieron durante milenios satistacer nuestras necesidades de manera sustentable.



Tallos de sorgo_Tintes Naturales



Tintes naturales Amarillo Gualda



Tiñendo con gualda Tintes Naturales

Por todo ello, en Mundo Lanar nos sentimos profundamente comprometidos con lo que nos gusta denominar “la causa tintórea” y, de un tiempo a esta parte, hemos decidido centrar nuestros esfuerzos en el perfeccionamiento de acciones formativas en materia de Tintes Naturales; en la creación de contenidos especializados para dar color a los textiles de manera saludable; y en la creación de Kits para aquellos que deseen acercarse a este fascinante mundo mediante nuestras propuestas de “cursos enlatados”. Sin por supuesto dejar de lado el Proceso de la Lana, nuestro compromiso trashumante y todo lo que ello implica. Tal es nuestra pasión por las posibilidades tintóreas que nos ofrece el Entorno, que a nuestra nueva sede la acabamos de bautizar The Dyer´s House (La Casa del Tintorero), con la intención de crear un espacio íntegramente dedicado al tema, al que por supuesto estáis todos invitados.



El kit del tintorero



Tiñendo lana con materias  colorantes naturales

Esperemos que –a lo largo de 2016 y venideros– se vaya poco a poco creando una Comunidad Tinctórea en nuestro pais (al igual que ya ha ocurrido en otros países donde esta opción es ya una realidad), y sea cada vez más la gente involucrada con la vuelta de los tintes naturales y sus innumerables aplicaciones textiles, fuente de desarrollo, salud, creatividad y bienestar. Desde Mundo Lanar nos esmeraremos, más que nunca, para que así sea! ¡Feliz año tintóreo!



Tiñendo lana con índigo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *