La voz de los pastores trashumantes

No hay nada como hablar con los pastores trashumantes para empaparse de la cultura nómada e itinerante. Y este post es gracias a que en la I Feria de la Trashumancia de Medina del Campo hemos tenido esa suerte. Para nosotros es alucinante poder escucharles, dejar que nos cuenten y disfrutar con todo lo que saben del campo, partiendo de la base que  es un oficio con mucho más mérito del que se le reconoce.

 

Jonatan, un pastor del siglo XXI

Al final del recorrido, cuando todo parecía finiquitado, dimos con Jonatan, de quién guardamos muy buen recuerdo porque, aparte de que es majísimo, contagia su entusiasmo por la Trashumancia. Nos llamó la atención que fuese tan joven porque estamos acostumbrados a hablar con pastores más mayores. Nos intrigaba saber qué opinaba de la cultura itinerante, qué significaba para él ser pastor, cómo le dió por ser un profesional de los rebaños y mil cosas más. Y como al empezar a hablar se notaba que tenía muchas cosas que contar, le preguntamos si le apetecía compartirlo en el blog de Mundo Lanar y dijo que sí!! Jonatan! mil gracias por este ratito que nos has dedicado.

 
 
 


 

 

El mayoral. Don Primitivo,

“En el 2011 hice la trashumancia más larga en Europa, 34 días, 600 kilómetros, 5 provincias, 6 Cañadas Reales, desde Badajoz a Burgos, pié a pié. Y lo que quiero ahora es que esto no se pierda y que también que se reconozca el oficio porque esto viene de muy lejos. Mis padres, mis abuelos, mis tatarabuelos…  A aquellos pastores no le fue reconocido nada, a nuestros antepasados, a aquellos que hacían la Trashumancia. A los que cuando llegaban tenían que hacer la lumbre y hacerse un poco de comida si querían sobrevivir. Hay que darle un homenaje a esos señores y además la Trashumancia hay que despertarla ¡porque esto está dormida!

 

 

Antes usábamos abarcas y nos arropábamos con una manta de pelo, como esta que llevo yo aquí, que se hacían en Soria y en León. Y cuando yo era un niño, había que velar las ovejas y me tapaba con una de éstas porque no había otra, pero ¿qué calor me iba a dar cuando estaba toda mojada? Entonces no había trajes de agua, ni botas de goma, ni nada de nada. Así vivíamos la Trashumancia.”

 

 

Faustino, un pastor de paisano!

Con 11 años

Yo he sido 22 años trashumante. Con 8 empecé a guardar unas vacas de los ricos de mi pueblo porque decía el mayoral que hacía el trabajo de un hombre. Con 9 empecé con ovejas en la sierra de Ávila y con 11 ya iba a Extremadura. Llegué a juntarme con 5000  y 6000 ovejas. Hacíamos los atajos de 500 o 600 cabezas. Íbamos desde Rapariegos a los campos de Trujillo, a razón de 18 o 20 kilómetros por día.

La red y el vino

Las ovejas dormían en una red que tenías que mudar todos los días para el sanar el suelo, para que la tierra diera buenas cosechas. La agricultura y la Trashumancia estaban juntas. Te daban un litro de vino por mudar la red y el que era un poco vago, había días que no las mudaba y le cantaban las cuarenta. “Si queréis cobrar el litro de vino, ya sabéis lo que tenéis que hacer, mudar la red”.

El lobo

Los mastines dormían con las ovejas, fuera del corral y llevaban carlancas en el cuello para que nos les mordieran los lobos. Yo los he conocido desde muy pequeño y los he visto de cerca porque venían siempre detrás de las ovejas. En la Sierra de Ávila había muchos y por eso siempre iba un perro adelante y otro atrás y, si se acercaban, salían los perros a espantarlos, y así andábamos.

 
No estamos locos

Una de las cosas que tenemos en mente es poder acompañar algún día uno de estos rebaños y vivir en primera persona la Trashumancia de la que tanto hablamos. No estamos locos nó, simplemente queremos comprender bien de lo que estamos hablando y saber lo que se siente andando tantos días al paso de las ovejas, dormir al raso al pié de una hoguera o en un chozo, aprender a curar a una oveja, escuchar los aullidos del lobo, ir con los perros pastores, ver buitres a un palmo, andar bajo la lluvia, cargar con el zurrón y lo que haga falta!

 

I Feria de la Trashumancia de Medina del Campo

1 comentario en “La voz de los pastores trashumantes”

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.