Txoatile, el huso vasco!

Hoy nos toca hablar de una joyita muy poco conocida en el mundillo del hilado y que mola porque es de inspiración ancestral. Se trata de un artilugio originario del País Vasco que ha llegado a nuestas manos este fin de semana. Un besote a Aranchi por este regalito sorpresa tan molón! que se suma al efecto bola de nieve que no para de alimentar nuestra aventura lanar. El protagonista de hoy es un huso vasco que se hace llamar Txoatile y su artífice Carmelo, un artesano muy especial al que damos las gracias por su amabilidad, sus ánimos para seguir mundolaneando y las cosas tan interesantes que nos ha contado de este aparatejo tan curioso.

 
Txoatile,el huso de hilar vasco
 

La danza del pájaro 

Como no dábamos con la tecla, le hemos preguntado a Carmelo si sabía qué significaba Txoatile y nos ha dejado con la boca abierta. Cuando este huso gira, hace el mismo bailoteo que un pájaro de color negro llamado Txoa cuando hace la danza del amor para conquistar a su chica! Y como tile significa lana, de ahí el nombre de este cusioso invento. Fue escucharle, ponernos a hilar y visualizar el ritual amoril-parajil como si lo estuviéramos viendo en vivo y en directo en las rocas de Urbasa, que es donde se cria. Para variar, tirando del hilo hasta que se vea el carrete!

 
La danza del Txoa

Vamos… un huso!

Cuenta Carmelo que el Txoatile es de origen vasco y que cuando se castellaniza el vocablo pasa a llamarse Maratilla, no sólo en Guipúzcoa sino en muchas partes de Navarra. Por lo que hemos investigado, en otras zonas se hace llamar Koroia o Txabilla, aunque no queremos poner la mano en el fuego porque no sabemos si se refiere a los husos en general o concretamente a este ¿Alguna pista?

 
Hilado ancestral
 

Otro concepto!

El Txoatile está hecho de dos piezas, una horizontal con forma de diábolo con un agujero en el centro y otra vertical con forma de “1” que encaja en el agujero y que sirve de gancho al hilar. En esencia es simple, pero el concepto es completamente diferente al de cualquier otro huso. Si lo hubiésemos visto sin la fibra enrrolada no hubiéramos sabido lo que era, ni para qué servía ¿Para cascar nueces? Je je je! Y es fácil no acertar porque no es muy aerodinámico que digamos. Normalmante, cuando piensas en un huso, se te viene a la mente la forma de una “peonza”.

 

Txoatile

 

Sensaciones

Por lo que hemos podido comprobar, con este tipo de huso se hila igual que con uno normal, en el sentido que mediante la torsión de las fibras se van uniendo las diferentes hebras para formar un hilo continuo. Lo que varía es la vibración que trasmite el artilugio cuando danza, ya que su peculiar forma y la distribusión de los pesos generan una inercia que es fácil de sentir en tus dedos a través del hilo. Lo bueno es que sabes cuándo está girando, a diferencia de los husos normales que si empiezan a girar en sentido contrarion ¡ni te enteras de lo suave que es el movimiento!

 

 

Txoatilando

Aparte del bailecito, lo que también cambia un poco es la forma de enrollar el hilo que vas haciendo. A diferencia del huso normal, en el que con una mano vas girándo la varilla mientras mantienes la tensión del hilo con la otra, aquí vas haciendo un giro de muñeca sujetando el diábolo por uno de sus extremos con una mano mientras la otra se encarga de hacer unos movimientos circulares para ir enrollando el hilo, a uno y otro lado del gancho, unas veces en paralelo y otras cruzando, para ir equilibrando el peso.

 
La fibra
 

Oveja Latxa

La fibra que traía el Txoatile parecía de origen vegetal, más que nada por su textura y longitud, y ha tenido que ser Carmelo quien nos aclare que es de origen animal, concretamente, lana de oveja latxa. Lo más seguro es que sea del macho porque según hemos leído el pelo es más fuerte, grueso y largo que el de la hembra y ESTE LO ES! Y es por eso que esta lana dura y resistente de verdad!!! solía emplearse para hacer los calcetines de los pastores y aparte porque la lanolina, que es la grasa natural que tienen todas las fibras animales,como repele el agua, era de agradecer por los pastores en sus caminatas trashumantes.

 

Oveja Latxa

Vía: Feagas

El artesano

El responsable de reproducir esta proeza de la Antigüedad, es uno de los pocos Artesanos CON MAYÚSCULAS que quedan en Navarra. Carmelo hace reproducciones etnográficas en un taller de los de siempre y aunque ha hecho cientos de ferias, hoy en día se deja querer y hay que ir a visitarle. Es de esas personas que no te deja indiferente, sobretodo porque lo vive, le apasiona la cultura popular y disfruta investigando el comportamiento humano y las necesidades que nos han ido agudizando el ingenio. Además huye del concepto souvenir y le gusta “compartir nuestras tradiciones, cultura y folclore, porque no son patrimonio de unos sino que pertenecen a todo el mundo“. Sus piezas están repartidas por todo el mundo!!!

 
Carmelo

Vía: Diario de Navarra

Estamos felices porque hemos tenido la suerte de dar con él y conocer todos estos detallitos acerca de un huso de tradición tan ancestral y que tanta vidilla nos está dando. Son de esas cosas que hacen “que te pique el gusanillo”. En cuanto hagamos un viajecito al norte le tenemos prometida una visita. Y qué mejor que despedirnos con unas palabras suyas.

“El Txoatile es de lo primero que se empleó en el arte pastoril. Yo he visto a los pastores hilar con él, aunque ya no hilan. Y tengo uno original pero no lo vendo. Este sistema de hilar no tiene que ver nada con el de Castilla u otras provincias. La peonza castellana es de origen sumerio pero el Txoalite es autóctono de aquí y viene del Neolítico. Lo que tienes en tus manos es una pieza de investigación popular”

Txoatile. El huso vasco!

5 thoughts on “Txoatile, el huso vasco!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *