Territorios Vivos

[[Territorios Vivos]]

Comienzan los preparativos para nuestra participación en la Fila O (invitados especiales) de la Mesa redonda “Creando sostenibilidad en áreas de montaña: ¿Del discurso a la práctica?” en el marco del I Encuentro de emprendedores con valor ambiental en áreas de montaña al que auguramos muchos éxitos y, ante todo, futuras ediciones como fiel reflejo de su carácter necesario y potencial dinamizador. Un genial acontecimiento ideado y conducido por la magistral organización sin ánimo de lucro Territorios Vivos a quién desde aquí damos la enhorabuena –tanto a Roberto Aquerreta como a todo el equipo y colaboradores– por esta increíble iniciativa que, a buen seguro, dará excelentes frutos!



Áreas de Montaña

Para nosotros es un inmenso placer ser parte integrante de este alentador y trascendente acontecimiento, ya que desde Mundo Lanar nos sentimos profundamente identificados con todas aquellas iniciativas que apoyan de forma tan rotunda y prágmática la defensa de los territorios, sobretodo cuando son entendidos desde la simbiosis entre la Naturaleza y las personas que la habitan, con todas las implicaciones culturales, ecológicas y socio-económicas que se derivan de esta necesaria y ancestral interrelación. Una conexión que la vida moderna (en su afán de homogeneizar y estandarizar las creencias, estilos de vida y modos de consumo, forjados históricamente a pulso por las muy diversas culturas) se empeña ahora en desarticular, no sin toparse con una firme actitud de resistencia de quienes –¡PISANDO TIERRA!– se aferran a la “vida rural”, reivindicando este Nexo Vital que nos permite sentirnos partes de un todo interrrelacionado, conectar con la historia de vida de nuestros antepasados y, en definitiva, encontrar un profundo sentido a la existencia, manteniéndos atentos y despiertos ante las maravillas de la Naturaleza.



Territorios Vivos El Buho

Pero, más allá de estas cuestiones filosóficas, ¿qué hace que las ÁREAS DE MONTAÑA despierten tanto interés entre los defensores del territorio como parte esencial del Ecosistema Global e incluso de la Sociedad misma?

Por un lado, su inestimable valor desde el punto de vista de la biodiversidad, por tratarse de entornos considerablemente aislados y de una riqueza biológica irremplazable, cuya conservación, dicho sea de paso, depende de la que podríamos llamar bio-conectividad interterritorial, es decir, de la capacidad de la especies de transitar libremente de unos territorios a otros, a lo que contribuyen prácticas como la Trashumancia, cuyas vías pecuarias (además de contribuir a la contención del Cambio Climático y evitar la más que cuestionable Estabulación Animal) funcionan como verdaderos corredores ecológicos, favoreciendo con ello aspectos tan esenciales para la VIDA como la son diversidad biológica, el enriquecimiento genético o la propagación misma de las especies. Movilidad que se ve hoy día enormemente limitada por la forma actual de quebrantar el Medio Natural mediante practicas de urbanismo e infraestructuras terrestres de planificación insensata, claramente ajenas a las necesidades de los Ecosistemas y sus gentes.



El ciclo de nanaturaleza!

Y, por otro, su extremada fragilidad desde el punto de vista humano, ya que las estructuras sociales y económicas que a lo largo de los siglos han hecho posible la sustentabilidad (economía, ecologica y social) de las zonas de montaña, vienen ahora sufriendo cambios tan bruscos y repentinos que comienza a peligrar la permanencia de los habitantes rurales en su medio natural, en pro de las ciudades como instrumento de control y dominación social. Así, de cumplirse el fatal y archianunciado pronóstico del abandono del Medio Rural, no estaríamos sino privando a los territorios de los –poco o nada reconocidos– impactos positivos derivados de la presencia humana.

Lo que viene en cierto modo a cuestionar la forma de concebir las políticas conservacionistas que, con el ánimo de proteger la Naturaleza de las agresiones del Hombre (partimos en esta crítica de nuestro firme apoyo a las figuras de protección de la Naturaleza y de su necesario replanteamiento), en lugar de regular y someter a riguroso exámen a aquellas presiones con un mayor potencial de destrucción (infraestructuras, minería, explotación forestal, industria, desarrollo urbanístico o turístico…), “terminan por privar a sus moradores de su ancestral interrelación con el territorio, quedando los campos y bosques, o bien al “cuidado” de las instituciones, o bien abandonados a su suerte (recordemos que la proliferación de incendios se debe en parte al abandono del Medio Natural), tras los muros de figuras de protección de inspiración burocrática “supuestamente” idílicas“. Es decir, ¿como es posible conservar –excluyendo del Medio al ser humano– unos valores ambientales, que no son sino el resultado de su interacción armoniosa con el medio durante milenios? Se plantea aquí una clara contradicción sobre la que debemos reflexionar e INTERVENIR, si no queremos convertir la Naturaleza en una suerte de Museo y quedar sus pobladores recluidos en las ciudades.




Pastor Trashumante

“(…) las montañas son consideradas, desde el punto de vista socioeconómico, como entornos desfavorecidos. A las dificultades impuestas por la orografía y el clima se añaden carencias estructurales y de conectividad, que han causado en las últimas décadas un continuo descenso y envejecimiento poblacional. Ante esta situación, desde Territorios Vivos queremos fortalecer el balance entre conservación y desarrollo local en estos entornos frágiles y enormemente importantes. Y lo queremos hacer potenciando el desarrollo de actividades económicas con impacto ambiental y cultural positivo en áreas de montaña, ofreciendo un espacio físico y mental propicio al conocimiento, la creatividad y el intercambio de experiencias.”

Territorios Vivos





Como ya muchos sabéis, Mundo Lanar, es una iniciativa local que hunde sus raíces en el territorio para recuperar la Tradición Textil, reivindicado con ello una serie de aspectos esenciales que podríamos resumir en el siguiente MANIFIESTO:


*** SABERES ANCESTRALES*** Tabajemos para salvaguardar los valiosísimos y ya escasos vestigios culturales que atesoran nuestros territorios, como en nuestro caso es la tradición textil y tintórea que, hasta la irrupción masiva de las fibras y tintes de orígen petroquímico a mediados del SXIX, dieron vida a los textiles que hoy admiramos en los museos de historia, arqueología, costumbres e indumentaria como verdaderas proezas del pasado. Textiles que, además de haber demostrado su funcionalidad y perdurabilidad durante milenios, han contribuído a configurar las manifestaciones culturales de cada pueblo, sirviendo de excepcional vehículo de expresión (tanto artística y decorativa como simbólica) y sin cuyo entendimiento nos sería difícil comprender nuestra la propia Historia.


*** CONSUMO ACTIVO *** (Re)aprendamos a ser (co)productores de nuestros bienes de consumo recuperando habilidades, conocimientos y destrezas olvidadas; disfrutando del hecho de contribuir a su manufactura (con las manos o con la ayuda de máquinas); dejando en ellos nuestra impronta y creando artículos memorables, únicos e irrepetibles; huyendo del Consumo Pasivo en el que nos convertimos en meros receptores de productos ideados por la industria para satisfacer necesidades creadas; es decir, reduciendo nuestra dependencia del mercado y desligándonos de muchas de sus ataduras pues limitan nuestra capacidad de poner en práctica estilos de vida acordes con nuestros principios y creencias.


*** SLOW LIFE *** Devolvamos el protagonismo a las materias primas naturales (aprovechadas mediante sistemas de gestión sustentable) para producir los textiles, los alimentos, las pinturas, los muebles, el arte o las casas necesarias para poder desarrollar un modo de vida tranquila (compatible con la Sustentabilidad de la Tierra) inspirado en la Filosofía Slow, la cual se vertebra en torno a relaciones personales de cercanía y calidad; la puesta en valor de la creatividad; y la defensa de “lo local” entendido como un entorno ideal para profundizar en el autoconocimiento y realización personal, así como para reestablecer nuestros vínculos ancestrales con la Naturaleza.


*** LIGAZÓN CON LOS TERRITORIOS*** Reivindiquemos nuestra relación histórica con los territorios así como los “derechos adquiridos e inalienables” como son los pastos o bosques comunales; la práctica de la Trashumancia como modo de producción y estilo de vida, a la que SÓLO EN LA TEORÍA protegen las leyes; la gestión comunal del agua y otros recursos esenciales para la vida; o la tradición recolectora que ahora reivindicamos los Eco-Tintoreros, aquella que durante milenios nos ha permitido (al igual que a boticarios, artesanos de la madera, cesteros, alfareros y otros oficios) obtener de la Naturaleza las materias primas necesarias para el desempeño de nuestra profesión, velando –mediante prácticas responsables y tradicionales– por el mantenimiento del necesario equilibrio de la Naturaleza, entre otras cosas, porque de ello depende nuestro propio bienestar y supervivencia.



Slow Rural Life

Pero todos estos cambios, que es preciso acometer para la defensa real de los territorios, carecen de sentido y efectividad si actuamos de forma individual o descoordinada, ya que este tipo de trasformaciones requieren de una Conciencia Global y Articulada capaz de generar los instrumentos de acción oportunos. De ahí la importancia de este tipo de Encuentros, pues son capaces de generar la motivación e inspiración necesarias para reafirmar la Defensa del Territorio, reuniendo a multitud de iniciativas, personas e instituciones que trabajan una misma dirección, comúnmente a contracorriente de la deriva política internacional y de los grandes circuítos comerciales, ajenos a las necesidades e intereses de los pueblos.


De ahí la importancia de RETROALIMENTARSE entre proyectos afines;

de reivindicar nuestra presencia en el territorio de acuerdo al PROCOMÚN;

de impulsar dinámicas de PARTICIPACIÓN INSTITUYENTE;

de intercambiar CONOCIMIENTOS y EXPERIENCIAS;

de suplantar la competitividad por el APOYO MUTUO;

de perfilar PLANES DE ACCIÓN a corto, medio y largo plazo;

y SUMAR FUERZAS para la defensa de los territorios!





Las áreas de montaña son reservorios fundamentales de diversidad biológica y cultural, aunque enormemente frágiles y sometidas a múltiples presiones. De nuestra capacidad para reconocer y apoyar actividades económicas que permitan mantener esa riqueza depende, en gran medida, su conservación. Desde Territorios Vivos queremos fortalecer actividades económicas que estén sumando a la conservación de estos territorios, a través del intercambio de experiencias, la interconexión y la búsqueda de objetivos comunes con la celebración de un Encuentro de Emprendedores con Valor Ambiental en Áreas de Montaña.

Territorios Vivos



Derechos adquiridos e inalienables

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *