Tintes naturales, taninos y agallas de roble

¿Sabías que las agallas de roble son increíblemente ricas en taninos y que éstos son una de las claves para fijar los colores en tintes naturales? Bueno quizás habría que empezar por decir qué son las agallas y qué son los taninos (dejaremos este último punto para un próximo post ya que la materia es algo espesa aunque no por ello menos interesante). Pues bién, las agallas (también conocidas como abogallas) son estructuras de tipo tumoral que desarrollan ciertos vegetales como mecanismo de defensa ante el ataque de ciertos insectos, hongos o bacterias. Básicamente lo que hace el árbol es envolver al parásito mediante un crecimiento anómalo del tejido vegetal, quedando éste retenido en su interior. En el caso particular de las agallas de roble (conocidas en Castilla como gallaritas) se trata de escrecencias de forma esférica que genera el propio árbol en invierno, como defensa ante la picadura de ciertos insectos que en otoño depositan sus huevos en los brotes tiernos y yemas de este árbol (desde antaño apreciado y más que apreciado por los tintoreros).

IMG_20140311_150112

Lo más curioso de todo es que, cuando abres una agalla de roble, se puede ver que en su interior se ha desarrollado (o se está desarrollando) vida. Qué increíble es la naturaleza! Lo que ha hecho el árbol no es impedir que el insecto ponga sus huevos para asegurar su descendencia, sino ofrecerle un entorno seguro para que reproduzca. Además, si te fijas, la mayoría de las agallas de roble, cuando están ya secas (es decir de color marrón y no verde) tienen un pequeño agujerito que es precísamente el orificio de salida del insecto recién nacido. De manera que, si ves que la agalla no tiene agujero, pueden pasar dos cosas, o que el insecto esté aún en su interior, o que por la razón que sea no haya podido fructificar.

Agallas de roble

Por ello, para hacer un manejo sustentable de las agallas como fuente de taninos, es importante recolectarlas con moderación: nosotros aplicamos la regla del 10: recolectar sólo en el 10% del territorio donde haya agallas (respetando zonas protegidas y zonas en las que ya están siendo recolectadas: te das cuenta cuando éstas han sido quitadas) + recolectar sólo en el 10% de los árboles con agallas (respetando ejemplares singulares) + recolectar sólo el 10% de las agallas que tenga el árbol (quitándolas con cuidado y sin causar daños al arbol). De esta forma aseguramos la perdurabilidad de las agallas, permitiendo que la comunidad de insectos que en ellas se desarrollan se reproduzcan con normalidad. Otro aspecto clave es recolectar únicamente aquellas agallas que presentan el citado orificio de salida, garantizando así el nacimiento de los insectos en su medio natural y por tanto haciendo posible que se sigan reproduciendo. Recolectar es muy bonito sí, y muy romántico también, pero hay que hacerlo con sentido común si no queremos expoliar la Naturaleza y alejarnos del nexo vital que debe ir ligado a la cultura de la recolección. Si os gusta el tema nosotros encantados de seguir compartiendo conocimientos sobre tintes naturales, taninos y agallas de roble. Ya nos decis!

Roble en Invierno

Como apuntábamos al comienzo de este post, en tintes naturales las agallas de robles tienen y han tenido muchísima importancia, sobretodo por su gran capacidad mordiente en el teñido de fibras vegetales. También ha sido empleada durante milenios para la elaboracíon de tintas, destacando la conocida como tinta ferrogálica de la que os hablaremos con más detenimiento en el blog de Ecolorgy, y jugado un papel muy importante para la obtención del preciado color negro que tanto auge tuvo a partir del reinado de Felipe II. Si estáis interesados en adquirir agallas de roble listas para teñir, no tenéis más que ir a la sección de mordientes de nuestra tienda. Se trata de extracto de agallas elaborado por una asociación sin ánimo de lucro francesa que trabaja por la recuperación de los saberes tintóreos. Una vez más, esperamos que este post haya sido de vuestro agrado. Esperamos vuestros comentarios!

Agallas de Roble ricas en taninos

6 comentarios en “Tintes naturales, taninos y agallas de roble”

  1. ¡Buenas!
    Hace tiempo compré una lanita pensando en teñirla con agallas, por que en cas atenemos un roble y cada otoño se nos llena el patio de ellas.
    El problema es que no encuentro información sobre la cantidad necesaria para dar color. Veo fotos y me encanta ese tono marrón grisaceo pero yo probé con un poco para cojer la muestra y me quedó algo muy distinto. Supongo que si pongo más quedará mejor… De todo modos preguntar no cuesta nada y si sabéis algo me será muy útil! Jejeje
    Gracias de antemano!!

    1. Hola!
      Bueno en realidad las agallas sirven para mordentar (fijar el tinte) ya que dan poco color y la cantidad que necesitarías para lograr un tono algo intenso sería muy grande! Pero bueno, siempre puedes investigar con otras materias! Hay quién las emplea para teñir empleando la agalla viva (con el insecto dentro) pero con esto lo que se consigue es que no se reproduzca la avispa gallarita que se desarrolla dentro de estas mágicas escrecencias.
      Saludos!

  2. ¡¡Pero qué interesante!! Esta mañana he ido a recoger agallas con los peques, siempre con cuidado de que tuvieran ya el agujerito 🙂

    Ahora mi gran duda es, ¿cómo se usa con la lana? Me refiero a QUÉ CANTIDAD se necesita para usarlo como fijador de color, y si hay alguna cosa a tener en cuenta para obtener un buen resultado (¿no hervir, por ejemplo?)

    DESEO que podáis ayudarme!!! Un abrazo y gracias de corazón por compartir vuestros conocimientos.

    1. Hola!

      Me alegro que hayas pasado una bonita jornada en compañía de peques buscando estos pequeños tesoros

      Te comento, la cantidad a emplear es muy relativa ya que depende del tipo de agalla de que se trate. En función de ello varia el porcentaje de taninos, con lo cual no hay ciencia cierta al emplear este tipo de los mordientes de recolección. Además las agallas con un agujerito ten en cuenta que han perdido ya gran parte de su poder mordiente. Es el precio que hay que pagar para cuidar el ciclo natural de estos importantes insectos.

      Lo único si para optimizar sus o llevarlo a polvo fino.

      Feliz tintada!

  3. Muy buenas noches!

    Hay algo que no entiendo. Es cuando recomendáis recolectar la agalla con agujerito, como método de conservación y propiedades de esta. Pero a la vez en uno de los comentarios que os hace otra persona mencionais que en este caso tiene menor capacidad mordiente… Con lo cual la información que recibo es contradictoria.

    ¿Me podríais confirmar cuando tiene mayor propiedad de fijación y mayores taninos?

    Os agradeceria pudierais aclararme esta cuestíón. Muchas gracias por toda la valiosa información que compartis!

    1. Hila Matuk,

      No es que la información sea contradictoria, sino que estamos hablando de cosas diferentes. Te cuento:

      Antiguamente se recolectaban antes de que el insecto se desarrollara plenamente y pudiera salir al exterior, lo que se hacía para maximizar la potencia de la agalla con fines tintoreos.

      Lo que ocurre es que, si todo el mundo su pusiera a recolectarlas en este estado, se acabaría mermando este preciado recurso al interrumpir de forma masiva el ciclo reproductivo de este tipo de avispas.

      La conclusión es que desde el Enfoque Agroecológico & Sustentable abogamos por la recolección respetuosa de los recursos tintóreos, salvaguardando en todo caso su capacidad de reposición natural. En otras palabras, anteponemos el cuidado del medio ambiente frente a la maximización de taninos…

      Espero haberte aclarado tu pregunta cualquier cosa aquí estamos!

      Saludos,

      Ato

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

loading
error: Content is protected !!